Rutas con lancha a motor

Con nuestras rutas con lancha a motor podéis pasear por el río Ebro cómodamente y sin cansaros, escuchando las interesantes explicaciones que os da el guía mientras navegáis tranquilamente rodeados de naturaleza y paisajes sorprendentes.

En Beniemocions os ofrecemos rutas ideales para visitar desde el río lugares y pueblos cargados de patrimonio y folclore: Miravet, Barrufemes, Benifallet, L’Assut, Tivenys, Xerta…

Ruta de Barrufemes con lancha a motor

La ruta de Barrufemes con lancha a motor es una excursión con un alto contenido paisajístico, cultural y muy divertida para descubrir lugares emblemáticos como el pueblo de Miravet, su castillo templario o el paso de barca, el único que aún se mueve exclusivamente con la fuerza de la corriente del agua.

En esta excursión os subimos a Miravet, donde hacemos una parada para pasear un poco por las calles centenarias del Cap de la Vila y os acompañamos a visitar el castillo. Una vez terminada la visita a Miravet, subimos otra vez al bote para volver a Benifallet.

La salida se hace desde el embarcadero de Benifallet y la hora se planifica cuando se contrata la excursión con Beniemocions (normalmente entre las 9 h y las 11 h, según disponibilidad).

Rutas con lancha a motor

Para todas las edades
Capacidad: de 2 a 8 personas

Descripción de la ruta

Una lancha a motor nos transporta paseando tranquilamente por el Ebro hasta la punta de Llíxem. Allí sugerimos bajar del bote y sumergirse por el camino del Ebro (GR-99), el que, caminando unos 6 km, nos lleva al pueblo de Miravet. Un lugar precioso y virgen donde el río, la roca y la vegetación se mezclan ofreciendo el máximo exponente de bosque de ribera de nuestras comarcas. Pasamos por la roca Folletera, aún sumergidos en la penumbra y espesor de una senda envuelta de vegetación salvaje y vigorosa.

Se nos abre el recorrido al llegar a los campos de Xesa, donde accedemos a un camino más ancho, entre la montaña y los cultivos de cítricos. Allí el camino sube un poco y nos permite observar el paso de Barrufemes, con las paredes de Llevatera en la otra parte, con la variada verdor de los árboles que brota abundante por la vertiente de la montaña hasta el río. Aquí el Ebro nos muestra una de sus caras más vírgenes y bonitas (cabellos de rica vegetación, narices y orejas de rocas milenarias y ojos que nos vigilan…)

Continuamos por las rocas de Besaculs y por el camino que cruza el barranco de los Negrers. En nuestras manos se abren los campos de conreo de cítricos y fruta dulce, algunos abandonados por el payés, otros tan bien arreglados que parecen jardines. Cerca de Miravet pasamos por el algarrobo del Onso. Nos atrapará la visión del magnífico acantilado rojizo por encima del cual se levanta imponente el castillo de los templarios.

Accedemos a Miravet como se hacía antiguamente, por la adoquinada costa de Riago, con unas impresionantes vistas del río, del Mas de Reparo al otro lado y del frondoso bosque de ribera al tamarigal. Entramos al pueblo por la calle de Ferreries y enseguida encontramos rincones insignes, como la sede de la aljama morisca o la antigua iglesia, y sus miradores, como el de la Sanaqueta.

Ya bajando por los callejones del Cap de la Vila, llegamos al final de la ruta, donde podemos descansar en las acogedoras terrazas de la plaza del Arenal, el verdadero y palpitante corazón de la villa. Por allí podéis buscar un sitio para comer, recuperar fuerzas y disfrutar de un merecido descanso. Por la tarde, si queréis, podéis visitar detenidamente el pueblo y el castillo templario.

Para volver a Benifallet, tenéis dos opciones (que ya habremos acordado previamente por la mañana con el guía de la lancha):

1. Ir al embarcadero de Miravet, situado en la misma plaza del Arenal, donde os esperaremos con el bote.

2. Caminar 1 km desde la plaza del Arenal hasta el tradicional y pintoresco paso de barca. Allí cruzareis el río relajadamente con la barca y en la otra parte os esperará un vehículo de Beniemocions que, por el Eix de l’Ebre (C-12), os llevará a Benifallet.

Lugares de interés (Aula de historia y naturaleza)

  • Paso de barca de Miravet: el último que queda donde se puede cruzar el Ebro de manera tradicional, donde los laúdes se ayudan solo de la corriente del agua y de la habilidad del barquero al timón para ir hacia el otro lado del río.
  • Tamarigal de Miravet: típico bosque mediterráneo donde la especie predominante es el tamarisco, zona PEIN importante por albergar un gran número de aves paseriformes.
  • Castillo y pueblo de Miravet, de origen árabe y de gran importancia y esplendor desde la conquista de Ramon Berenguer IV y posterior donación a la orden del Templo (El guía os explicará la historia detallada).
  • El azud, molino árabe y la ruta de las Blores.
  • Barranco de Masdeus.
  • Roca de Besaculs i Xesa.
  • Roca de las Àligues i umbría de Llevatera.
  • Playa de Xesa.
  • Atalaya de Lligem y roca Folletera.
  • Roca de Els Penjats.
  • El maquis de Lligem, la Cova Roja.
  • Barranco de Segura y barranco Fondo.
  • Lo Racó de Tàssio.
  • Yacimientos íberos del Turó d’Audí y del Toll.
  • Las Foradades del Tinent.
  • Isla del Nap y de Cautela.
  • Barranco de Catxorro, yacimiento romano del Mas del Catxorro y puente del Llaguter.
  • Paso de barca de Benifallet.